20090729

De cómo estar atento en la clase (pt. II)



Hay un
silencio que aturde mi oído* izquierdo.
Y noche tras noche es el mismo recordatorio de siempre.
Aún no entiendo de razones sobre mi mal;
quizá necesario, o simple capricho de la naturaleza.

Viene a mí cada vez que tomo agua, que masco goma,
cuando me acuesto sobre mi lado derecho, más que del izquierdo.
Lo bueno es que se va al escuchar música,
al salir a la calle, al ir al cine, al escucharte hablar de ti.
Al escucharte hablar de vos.


Hablemos de luces,hablemos de nada,
hablemos de cosas de verdad,

de lo mortal.
*
Hablemos de vos.

Cuando te oigo del lado derecho tienes mi atención, toda.
Pero cuando es del otro lado es diferente. Te siento y te tengo.
Es como si Dios me recompensara.
Tal vez no sea tan malo, después de todo.

Me acostaré de mi lado derecho y te tendré en mi oído izquierdo,
así tal vez se vaya.



9 comentarios:

Vindria dijo...

dualidad, equidad?, ventaja? contradiccón?

la decición de la opción. Talvez ponle algo de atención al lado izquierdo apagando el derecho, sólo por un momento,a ver que pasa. Talvez , tendrías que escuchar sólo en "mono", sin opción, perfilado a un camino, rumbo, desición.

cakes dijo...

:)

sí....

:D

JC Roes dijo...

Neta tello, neta ke sta con madre, cada vez muchísimo mejor.
Ya stas en mis favoritos cañón!
A veces para escuchar bien hay que tapar el oido derecho, así el izquierdo está más atento y visceversa, aunke lo ideal es hacerlo con ambos :)
lástima que creo que nadie lo hace así.

ricardowentz dijo...

el coach se hace presente
y quiere un poema

Ismael Huerta dijo...

mira, un primo no escucha nada por el oido izquierdo.

asi que pescala!
tu si escuchas bien.

Amedow dijo...

de lado si escuchas eda? cuando te raspa

Mıss Psycho. dijo...

me acuerdo cuando el año pasado ibas con el doctor...sí fue el año pasado? creo que si
es genial cómo los males del cuerpo pueden dar para tantos escritos, yo podría quejarme de mis ovarios poliquísticos cada tres días en el blog.
aunque tú no te quejas, en realidad, es como si el oído malo la uniera (a ella) a ti tan fuertemente que si estuvieras bien, con un oído sano y toda la cosa, ese silencio que aturde tu oído seria el más insoportable

Elizabeth Murguía dijo...

^^ mucha inspiracion!!!!!!
me gustó, yo optaria por dejar mi oido izquierdo como tal, mas cerca de ella, mas cerca de vos. Eso es lo unico que interesa en si.

hablemos...

un saludo ^^

Maribert dijo...

Hemisferios acusticos y sentimentales, lados discordantes del mismo balón ponchado; siempre es difícil hacerle caso a uno solo, suelen tener razón ambos y ambos opinan estar equivocados...